HUIDA DE LA LUNA PRISIÓN

HUIDA DE LA LUNA PRISIÓN. CONTRA EL TRONO DE LOS EONES 02 (SENDA DE AVENTURA STARFINDER)

Editorial:
DEVIR EDICIONES
Materia
Juegos de Rol
Encuadernación:
Rústica
15,95 €
IVA incluido

Temas relacionados

Starfinder: Contra el Trono de los Eones 2. Huida de la Luna Prisión es un suplemento de rol para el juego de rol Starfinder, que nos lleva hasta la cárcel de roca. Una búsqueda de un motor experimental en posesión de los azlantes y un peligroso rescate lleno de emoción y aventuras espaciales es lo que nos depara este imprescindible suplemento.

Tras liberar una colonia de una invasión azlante, los héroes pasan a desempeñar las funciones de los Senescales, la fuerza policial interestelar, y viajan al Imperio Estelar Azlante para rescatar a su amiga, cautiva en una luna prisión de alta seguridad. Tras visitar una cercana estación espacial independiente, los héroes se embarcan en una osada fuga en las mismas narices de los guardias de la colonia penitenciaria. Pero el motor experimental tampoco se encuentra allí, ¡y los héroes deben encontrarlo para evitar que los azlantes consigan hacerlo funcionar!



Este volumen de las Sendas de aventuras Starfinder continúa la campaña Contra el Trono de los Eones e incluye:

• Huida de la luna prisión, una aventura de Starfinder para personajes de 3er nivel, por Eleanor Ferron.

• Una descripción detallada de la cultura, la historia y los territorios del expansionista Imperio Estelar Azlante, además de una buena cantidad de equipo azlante, tanto mágico como tecnológico, por Robert G. McCreary, con Jason Keeley y Lyz Liddell.

• Un repaso a muchas de las especies conquistadas por el Imperio Estelar Azlante, por Saif Ansari.

• Un archivo de nuevas criaturas, desde dragones radioactivos hasta plantas que crean zonas de gravedad cero, por Eleanor Ferron, Joe Pasini, David N. Ross y Owen K.C. Stephens.

• Estadísticas y mapas de una nave de prisioneros azlante, además de un vistazo a una estación espacial en los límites del espacio del Imperio Estelar Azlante, por Eleanor Ferron.